Salud Auditiva

 

Tu correcta salud auditiva, nuestra misión…

Queremos compartir contigo la opinión, los consejos y las recomendaciones de nuestros especialistas en salud auditiva. Una información que, esperamos, te resulte útil para ti y para los tuyos:

 

 


Claves para conocer si necesitas un audífono

Responde a todas estas preguntas:

  • ¿Te cuesta seguir las conversaciones en grupo?
  • ¿Te tienen que repetir a menudo las palabras?
  • ¿Pones el volumen de la televisión más alto que el resto de tu familia?
  • ¿Tienes la sensación de que la gente murmura a tu alrededor?
  • ¿Te cuesta entender lo que te dicen por teléfono?
  • ¿Padeces ruidos o zumbidos en sus oídos?
  • ¿Tienes dificultades para oír el timbre de la puerta o el teléfono?
  • ¿Te resulta difícil oír las voces de los niños?

Si has contestado a 2 o más preguntas afirmativamente es conveniente que acudas lo antes posible a nuestros centros para realizarte un completo estudio audiológico, ya que estos pueden ser los primeros síntomas de una pérdida de audición.

Solicitar Cita Previa para estudio avanzado sin compromiso

 


Núnca es tarde

Muchas personas con problemas auditivos no utilizan audífonos. Esperan aproximadamente 7 años desde el momento en el que admiten que tienen pérdidas auditivas hasta el momento en el que acuden a un médico especialista.
De acuerdo con la investigación de mercado llevada a cabo, las razones más importantes son:

– Proceso largo y complicado para adquirir un audífono.
– “Los audífonos son muy caros”.
– Simplemente, aún no se sienten preparados.
– Los audífonos no pueden utilizarse para situaciones específicas.
– “Los audífonos son complicados”.
– Pérdida de imagen de las personas que llevan un audífono: parecen más “mayores”

Los sistemas auditivos actuales, su tecnología y estética derriban las barreras de esas ideas preconcebidas sobre los audífonos, lo que nos hacen parecer y lo que significan.

 


Vivir con audífonos

La clave para que el uso de tus audífonos sea satisfactorio consiste en pensar en todas las nuevas situaciones que puedes disfrutar. Debes utilizarlo siempre para acostumbrarte a tu nueva audición. No tardarás en darte cuenta de lo útil que resulta.
– Redescubrirás muchos sonidos que tenías olvidados.
– La tecnología actual te ayudará a aprender otra vez sin esfuerzo.
– Registrarás nuevos sonidos y tu cerebro pronto será capaz de procesarlos.
– Si el volumen te parece alto es porque tu cerebro se había adaptado sin querer a un volumen más bajo. Ahora necesitas readaptarte al nivel original.

Buenos consejos para empezar con buen pie.
– Desde el principio lleva puestos los audífonos durante la mayor parte del día.
– Utilízalos en situaciones silenciosas y en conversaciones individuales en el salón de tu casa.
– Escucha la radio o la televisión.
– Utilízalos en reuniones con familiares y amigos, en casa o en un restaurante. Esta situación es la más complicada. Al principio, es posible que no consigas oír todo lo que dicen los demás, pero con un poco de tiempo te resultará cada vez más fácil.

 


Protege tu audición

A lo largo de nuestra vida, recibimos un bombardeo constante de sonidos: en el colegio, en casa, en el trabajo y cada vez que salimos. A veces estos sonidos son tan intensos que llegan a dañar nuestra audición.

Actualmente, casi una de cada dos personas de más de 50 años tiene dificultades para entender lo que dicen los demás cuando hay ruido, y es probable que esta cifra aumente en el futuro.

Los jóvenes corren el riesgo de perder audición con más rapidez que las generaciones anteriores debido a su mayor exposición a la música alta y a entornos ruidosos.

Si eres una de esas personas que se exponen a ruidos intensos y te preocupa tu audición, hazte una revisión auditiva anual con tu Audiólogo Protésico. El Audiólogo Protésico puede hacerte una prueba de audición totalmente indolora, que dura menos de una hora y que revelará si existen o no motivos de preocupación.

Si trabajas en un sitio muy ruidoso, deberías hacerte dicha prueba al menos una vez al año. Así, tu Audiólogo Protésico podrá comparar los resultados y detectar si de un año para otro se producen cambios.

No olvides que la audición nos ayuda a formarnos, a encontrar trabajo, a crear una familia y a entablar amistades duraderas. Cuidarla es fundamental.

Se considera que un sonido es perjudicial cuando supera los 85 dB SPL. Ejemplos:
– Un susurro = 30 dB.
– Un concierto de rock o ambiente en bar de copas = 100 dB.
– Situación de mucho tráfico = 85 dB.
– Un petardo 150 dB.

Cualquier exposición a sonidos intensos puede ser perjudicial. Si el ruido es excesivamente alto, notarás lo siguiente:
– No podrás oír a las personas que te hablan, aunque estén a tu lado.
– Te dolerán los oídos al salir de un lugar ruidoso.
– Mientras estás expuesto al ruido o inmediatamente después, oirás un silbido o zumbido.
– Después de haberte expuesto al ruido oirás hablar a otras personas, pero no entenderás lo que dicen.

Consejos para protegerte de los ruidos fuertes.
– Lleva siempre protección en los oídos. Incluso aunque te resulte un poco incómodo o aunque otros te digan que queda raro o que no hace ninguna falta.
– Cuando estés en entornos ruidosos, procura dar descanso a tus oídos con la máxima frecuencia posible.

Otras medidas sencillas de protección.
– Permanece lo más alejado posible de la fuente de audio, y cuando un sonido sea demasiado fuerte, aléjate.
– En casa, baja el volumen de la radio, la televisión o los equipos de música.
– Reduce el número de aparatos ruidosos que tienes encendidos a la vez.
– Compra productos más silenciosos: compara los decibelios que emiten; cuantos menor, mejor.
– Utiliza protección para los oídos siempre que sea posible.
– Si te expones de forma repentina a un ruido fuerte (como un martillo eléctrico), tápate las orejas con las manos o introduce un dedo en cada uno de los conductos auditivos.

Tres consejos para el uso de reproductores de música.
– Nunca utilices un reproductor de música a más del 60% de su volumen máximo.
– No uses reproductores de música durante más de 1 hora al día.
– Utiliza cascos acolchados externos, mejor que auriculares pequeños insertados en el oído.

 


Limpieza y mantenimiento

La mejor forma de disfrutar de las soluciones auditivas que nos ofrecen los audífonos es adoptar unas pautas de buen uso, cuidado y mantenimiento para alargar su tiempo de vida y rendimiento.

Limpieza:
– Los audífonos deben limpiarse a diario y siempre después de cada uso.
– No los limpies con detergentes, aceites o agua.
– Utiliza exclusivamente productos específicos para su cuidado.

Protección de la humedad:
– No olvides quitarte los audífonos antes de nadar o ducharte.
– Evita su uso mientras realizas deportes que puedan producir transpiración excesiva.
– No utilices aerosoles, como laca o perfumes cuando los llevas puestos.
– Por la noche, colócalos en un recipiente con pastillas desecantes, o bien en un aparato deshumidificador.
– Comprueba la salida de sonido de los audífonos y elimina a diario cualquier acumulación de cera.

Otras recomendaciones:
– Cuando no utilices los audífonos, mantén el portapilas abierto: con ello prolongarás la duración de la pila.
– Mantén los audífonos limpios y secos en todo momento.
– Evita temperaturas extremas: no dejes tus audífonos al sol, ni sobre la calefacción o expuestos a un frío intenso.
– Protégelos de golpes y caídas.
– Si nos los utilizas, guárdalos en su caja.

 


Dos mejor que uno

La audición por ambos oídos es lo que nos permite conocer la fuente sonora: de dónde viene el sonido, desde que distancia nos hablan o por dónde viene un coche al cruzar la calle.

En realidad no son nuestros oídos los que oyen, sino nuestro cerebro. Y para interpretar correctamente los sonidos, la información que ha de recibir debe ser lo más exacta y detallada posible. Por eso, si tu pérdida auditiva afecta a tus dos oídos es mejor utilizar dos audífonos.

Aquí tienes 21 razones para una adaptación binaural
1- El sonido más claro.
2- Tu satisfacción será mayor.
3- Disfrutarás de los sonidos en estéreo.
4- Escuchar será más fácil.
5- La respuesta será más natural.
6- Tu audición será en 3D y en todas las direcciones.
7- Te sentirás en contacto con el entorno.
8- No tendrás la limitación del “lado bueno”.
9- Te sentirás menos cansado al final del día.
10- Mejorará tu comprensión en ambientes ruidosos.
11- Será más fácil encontrar el móvil cuando suena
12- Podrás disfrutar de un sonido con más calidad.
13- Mejorará tu habilidad y capacidad para buscar sonidos.
14- Aumentará tu confianza a la hora de comunicarte.
15- Los 2 oídos y los 2 hemisferios del cerebro estarán en forma.
16- Obtendrás un mayor confort pues no necesitarás subir tanto el volumen.
17- Oirás un abanico más amplio de sonidos y con más detalles.
18- Sabrás de dónde vienen los sonidos, y hacia dónde mirar.
19- Detectarás mejor el habla que es el primer paso para entender.
20- El habla y la conversación serán más fáciles de entender.
21- Para interpretar correctamente el sonido en nuestro cerebro, la información deberá ser lo más exacta y completa posible ¿Por qué sobrecargar al cerebro?

 


Especial Verano

1. Evitar la exposición de forma prolongada a ruidos fuertes y a corta distancia, como por ejemplo el de los petardos en fiestas populares.
2. Bajar el volumen de la música o del televisor si no se pueden oír conversaciones cercanas.
3. Limitar el tiempo de escucha de música mediante auriculares.
4. Evitar el baño en aguas poco saludables.
5. Procurar no zambullirse de forma brusca en el agua.
6. Secar bien los oídos después del baño.
7. No recomendamos el uso de bastoncillos o elementos punzantes para secar los oídos.
8. Usar protectores a medida como tapones y de material hipoalergénico que se adaptan totalmente al conducto auditivo.
9. Cuidar, limpiar y mantener en buen estado los tapones a medida.

10. Si aparece alguna molestia, acudir al especialista.

 


Especial invierno

1. En invierno es recomendable tomar precauciones, pues las defensas están más bajas y somos más vulnerables a las infecciones.
2. Evitar el viento y la humedad, ya que pueden afectar su salud auditiva. Con la llegada del frío hay que cuidar especialmente nuestros oídos.
3. Evitar los cambios de temperatura bruscos, ya que pueden causar catarros, otitis u otro tipo de infecciones que afectan al oído.
4. Usar orejeras o gorros de lana. En caso de bajas temperaturas hay que mantener los oídos protegidos.
5. Si notamos que nuestro oído está inflamado a causa de las bajas temperaturas, podemos aplicar una bolsa de agua caliente de forma externa para remitir la inflamación.
6. Seguir una dieta rica en vitamina B-12, que encontraremos en alimentos como la leche y sus derivados, los huevos, el hígado, las carnes rojas, el aloe vera, las algas o el polen, es beneficioso para el sistema nervioso y para nuestros oídos.
7. Mantener una buena higiene, utilizando difusores de agua marina.
8. No usar bastoncillos o elementos punzantes para secar los oídos.
9. No automedicarse. En caso de notar alguna molestia, acudir a un especialista y que sea éste quien prescriba el tratamiento oportuno en cada caso.

10. Hacerse una revisión auditiva después de haber pasado una otitis o cualquier tipo de infección del oído con el objetivo de comprobar si puede haber afectado a la audición.